jueves, 19 de octubre de 2017

Peña Oroel. Circular por la senda de los Lobos y Virgen de la Cueva.

2 de Septiembre de 2017
Otro día que el viento de norte cubre la parte alta de la divisoría pirenaica y que habrá que buscar un plan alternativo: aprovechar el sol y las temperaturas agradables antes de que entre de lleno el otoño.
Vistas desde Oroel a la Canal de Berdún y al Pirineo occidental aragonés.
Quedo con Romo en Sabiñanigo para compartir coche hasta el comienzo de la excursión. Yo vengo de cruzar la atalaya del Monrepós, viendo que nuestro plan para hoy va a estar complicado. Las nubes han engullido la montaña (¡otra vez la gabachada!) y el viento nos complicará el disfrute. Mientras tomamos un café en la estación, improvisamos una alternativa que no se encuentre por la frontera y después de darle algunas vueltas, Romo confiesa que a pesar de toda la montaña que lleva a sus espaldas, la peña Oroel todavía está entre sus debes, así que... "Habemus Plan".
Buscamos de manera rápida en el móvil (track) una que, además de hacer cumbre, sea algo más larga que la ruta normal y a poder ser en circular, para que resulte más amena.
Nos dirigimos hasta el Parador, punto de partida de la excursión y tras caminar 1 km dirección Este, a mano derecha encontramos una senda conocida como de los Lobos, que sube diagonalmente por el bosque, en ciertos momentos por fuertes pendientes pero el tránsito es muy agradable y no tiene pérdida. En 50' salimos del frondoso bosque y llegamos al cordal, donde la amplitud de las vistas al Sur y el sol en lo alto premian nuestro breve esfuerzo. A la derecha, vemos todo el cordal y la gran cruz que corona la cima occidental de la montaña, pero nosotros iremos hacia el Este para alcancar en 10' la punta Bacials (denominada así en algunos mapas) la más Oriental de la peña Oroel. En verdad hay como dos cumbres orientales. En una hay como un hito de linde que se encuentra al norte sobre los cortados y rodeada de boj. La que está al Sur se ve despejada desde la distancia, coronada por un mojón. Ambas las veréis en las fotos de abajo. Desde aquí podríamos recorrer el cordal para llegar a Peña Oroel, pero lo vamos a alargar bajando al O-SO sin sendero alguno, sorteando los espesos campos de erizones (también llamados cojín de monja) y dirigiendo nuestros pasos en busca del comienzo del bco. de Artaso al que llegamos en 25'. Aquí encontraremos unos primeros mojones que nos indican el comiezo de una senda que de manera zigzagueante lleva hasta dar con la pista que sube de las Pardinas de Ordolés. La andaremos tan sólo unos metros pues encontraremos un cartel indicativo (15') que da inicio a la senda que lleva hasta la Virgen de la Cueva.
Tras un 1 km de carretera cogemos la senda.
Árbol caído que obstaculiza la senda
Bien marcada y sin pérdida. Así es la senda de los Lobos.
Llegamos al cordal
Hacia las cumbres orientales.
Extremo Oriental norte de Peña Oroel.
Al sur se encuentra otra que parece más alta.
Punta Bacials
El cordal de la Peña Oroel.
Campos de erizones y, marcada, nuestra dirección en busca del barranco.
Bajando por el barranco hacia el sur.
La senda que lleva hasta la ermita de la Virgen de la Cueva, transcurre por la ladera sur del monte Oroel, siempre por bosque y en sombra. Pasaremos por un abrigo de ganado aprovechando una oquedad en el conglomerado antes de llegar a la ermita (30'). El acceso a ésta se encuentra hundido desde el año 2013 a causa de las lluvias, por lo que su acceso es algo peligroso. Hacemos una parada para comer escogiendo el sol, despreciando la mesa con bancos que se encuentran a la sombra. Casi antes de llegar a la ermita, habremos pasado el desvío de ascenso a la peña Oroel, así que retrocedemos en su busca y recorremos su sendero hasta la cumbre (35'). Tenemos suerte y la cumbre es solo para nosotros, con permiso de un grupo de chotos que desprenden muy mal olor. Un ratico en la cumbre para disfrutar las amplias vistas y vuelta para abajo. Tenemos que ir al Este, paralelos al cordal por su vertiente sur hasta el collado de las neveras (10') donde comienza la senda de bajada por innumerables zetas hasta llegar a nuestro punto de partida.
Aquí arranca la senda desde el sur.
En busca de los cortados donde se encuentra la ermita.
Llegando a la ermita Virgen de la Cueva
Interior de la cueva.
Reciente construcción de los Escolapios. La cueva donde se encuentra la ermita pasa desapercibida.
Cruce junto a la ermita.
Subiendo desde la ermita.
Ya en el camino normal de subida a la cima.
Llegando a la cima.
Romo en la cima.
Cabras en la cumbre de Oroel.
En busca del collado de las neveras.
Llegando al parador, punto de partida.
Del collado hasta el parador (25'), bajamos corriendo hasta encontarnos con alguien al que sus amigos, en su despedida de soltero, lo habían vestido con un bañador mankini. Con una sonrisa por esto y por el encanto de la ruta llegamos al parador.
La montaña es una sorpresa.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Pico de las Escuellas

20 de Agosto de 2017
El Escuellas no era un pico conocido para mí, pero recién llegados a Panticosa después de una una circular al Verde, crucé unas cuantas palabras con un par de zagales que venían de hacerlo. Esto despertó una curiosidad que hoy ha sido saciada.
Punta y pico de las Escuellas desde la Ripera.
Dejamos el coche en una zona al comienzo de la pista de la Ripera que en algún mapa denominan la Salguata baja. Aquí hay un merendero y una fuente. La pista está regulada por una barrera así que, como ya sabíamos, vamos a tener que andarla para aproximarnos hasta el barranco de Laulot. Otra opción para llegar hasta aquí es salir desde el parking de la estación de esquí de Panticosa y recorrer el barranco paralelo al río Bolática. Cuesta poco menos de 1 hora llegar hasta el puente Laulot y unos metros antes, hay una fuente donde podéis aprovisionaros de agua, a pesar de la sequía y de ser finales de agosto. Me he olvidado la cámara 😱 y mi móvil está con la lente empañada😠, así que los encargados de poner imágenes a esta entrada serán mis acompañantes: Fran y Ramiro. Nada más pasar el puente, a mano izquierda, dejamos la pista, subiendo por una cómoda senda que entre zing-zags llega hasta el cuello de Yenefrito (1h 45'), habiendo dejado a la izquierda el característico Dedo de Yenefrito. Ascendemos en sentido S. y después S.E  por inclinadas laderas herbosas sin ninguna traza de senda que nos indique la dirección correcta. La parte alta de estas laderas se convierte en una especie de comba por donde aparecen las piedras y si nos fijamos bien, encontraremos algún que otro hito que nos indicará la trayectoria, siempre fuera de sendero. Las paredes de enfrente nos cierran el paso, pero una pequeña canal (2h 30') nos alzará en el valle colgado. Dejaremos a la derecha la Punta de las Escuellas y caminaremos hasta la base del extremo oriental del pico de las Escuellas. Buscaremos una canal inclinada y bastante descompuesta por la que subiremos pero que, antes de llegar a la cresta, abandonaremos a la derecha para culminar los últimos metros por la ladera norte (3h 45') del pico de las Escuellas con 2.507 mts. La cresta es algo estrecha y hay que recorrerla con cuidado.

Caminando por la pista de la Ripera. El característico Dedo de Yenefrito y a la derecha el pico de las Escuellas
Habiendo dejado la pista con el Faceras y el Forato de fondo.
En el cuello de Yenefrito
Un poco de posado que para eso hoy me sacan a mi las fotos.
Desde el cuello, el Dedo casi pasa desapercibido.
Aclarando la ruta.
Las paredes del pico de las Escuellas.
Fran y yo con el Vignemale a nuestras espaldas.
Llegando a la cresta.
Caminando por la cresta. Al fondo Telera.
Vistas espectaculares como ésta de la pista de la Ripera.
Los tres en la cumbre del Escuellas.
La cresta del Escuellas y a la izquierda su canal de acceso.
La bajada que tenemos por delante.
Ruta marcada de acceso a la canal y la cresta.
La vuelta la realizaremos por el mismo camino que la ida.

domingo, 1 de octubre de 2017

Monteixo

7 de Agosto de 2017
El Monteixo es un pico con historia pues aquí se celebra, el segundo sábado de junio, la Milla Vertical d'Àreu, cuya temática va un poco más allá de la deportiva. Está basada en la leyenda de "El hombre que corría más que el sol" que aparece en el libro la Edad de las Piedras, de Pep Coll. La salida de la prueba se da justo cuando la Plaza Mayor se empieza a quedar en sombra y los corredores deben llegar a la cima antes de que se ponga el sol.
El Monteixo desde las bordas de Costiux.
Al día siguiente de la Pica d'Estats, Luis y Belén se volvieron a sus respectivas casas y los demás hicimos un descanso activo, con una circular que recomiendo, por los abetos ejemplares de Àreu y las bordas de Costiux. Esa noche y parte de la mañana siguiente, nos cayó la gran tormenta, de esas que no son fáciles de olvidar cuando tu única protección es la tela de una tienda de campaña.
Secos por completo del día anterior, hoy nos enfrentamos a 1.700 mts de desnivel positivo siguiendo la Cuita el Sol. Tal vez hicimos mal en salir pronto, porque las nubes, conforme iba transcurriendo el día, se iban disipando. El camino arranca del área de recreo de Àreu (merendero, fuente y aparcamiento), cruza por un puente y sigue brevemente una pista que remonta el rio de Vall Ferrera. Giramos a la derecha y junto a un poste de reserva de caza comienza una senda que se interna en el bosque. Al poco salimos a una zona abierta y la senda gira nuevamente a la derecha subiendo de manera diagonal hacia el sur del valle. Llegados a la cota 1.500 encontraremos una segunda Estelada de las cinco que jalonan la ascensión. La senda se vuelve más vertical subiendo hacia el Este por una senda bastante definida entre vegetación. Cortas pero fuertes lazadas nos hacen ganar altura de manera rápida hasta que llegamos a un pequeño y bonito bosque de pino negro. De nuevo por zona despejada alcanzamos el cordal, que recorremos hasta llegar a una zona de lajas que, siguiendo esta vez hitos, nos dejará en una escultura de hierro que conmemora la prueba de la Milla Vertical d'Àreu. Nos hemos metido en las nubes y la temperatura es bastante fresca, así que toca ponerse el cortavientos. La cumbre real se encuentra unos pocos metros después. Está claro que nosotros habríamos perdido de vista el sol de Poniente porque nos ha costado 3h 45´ la ascensión con sus 1.700 mts de desnivel. Las vistas tienen que ser espectaculares como mirador a 360º, pero de ésto tendremos que disfrutar otro día, tal vez subiendo por los lagos d'Aixeus y pico Norís, todavía más larga que la descrita. El descenso lo realizaremos por el mismo camino que el de subida. 

Ascendiendo en la diagonal.
Abajo, el pueblo de Àreu y la carretera.
Ya en el cordal
Seguimos subiendo. Enfrente, la sierra de Costuix.
Engullidos por las nubes en la zona de lajas.
Escultura férrica de la Milla Vertical d'Àreu.
Seguimos unos metros más hasta la cumbre.
Rodeado de Berta, Edita, Manolo y Fran en la cumbre del Monteixo.
El viento mueve la nubosidad. Aún podremos ver el cielo azul...
Pero será por poco tiempo...
Bajando por la cresta, dejando atrás el Monteixo.
Ya con sol, vemos abajo Àreu y la Força d'Àreu.
El mal tiempo de la mañana, nos hizo disfrutar de una tarde de sol y piscina. No todo va a ser subir montañas. Dejo el track que seguimos. En él hay como un bucle que recomiendo no hacer. El mejor camino de subida. es el que está trazado de bajada.