domingo, 27 de agosto de 2017

Gran Encantat

31 de Julio de 2017
Para empezar, qué mejor que ir de cabeza al más complicado y emblemático de los picos de la zona. Las previsiones de tiempo son buenas y a saber lo que puede venir en el futuro, que nos lo impida...
Belén tras dejar abajo el Coll dels Encantats
Hora de salida del camping, 7 de la mañana. Sabiendo eso, que cada cual se ponga el despertador a la hora que estime oportuna. Montamos en el coche y vamos hasta el Prat de Peirró, parking, garita de información y comienzo del Parque Nacional (lo de nacional de España, a día que se escribe esta entrada). Nada más salir, recorremos por pasarela de madera el camino adaptado. En 15´ cruzaremos el río y saldremos al camino de la GR11 que sube de Espot. Aquí ya empezamos a ver la mole pétrea de Els Encantats. Fran y Belén me han cogido ventaja y es que yo he decidido tomarme el comienzo de manera muy tranquila, disfrutando del camino entre impresionantes pinos negros y abetos, parando de vez en cuando a leer los paneles que me encuentro. En 45´ llegamos hasta la ermita de Sant Maurici donde aprovecharemos para coger agua fresca. Proseguimos por la pista y en 15´ más estamos en el refugio de Ernest Mallafré. Al joven Mallafré, le sorprendió un alud en 1946, cuando bajaba del Monestero. Tan solo tenía 24 años. Para entonces era una realidad de la historia del pirineismo y de la escalada, pues fue el primer español en hacer la cara norte del Monte Perdido y el primero que subió al mallo Firé en Riglos. A buen seguro que era un enamorado de Aragón y de sus montañas.
Frente a la entrada del refugio, parte una senda que baja unos metros para cruzar el río Monestero. Remontaremos su barranco por un precioso bosque y la senda nos desviará hacia la izquierda para colgarnos en la Valleta Seca. Me acuerdo que hace muchos años, yendo de travesía por esta zona y cuando íbamos muy apurados de agua, entendimos porqué este pequeño valle colgado se llamaba así. Verde, tiene verde, pero agua... ni gota.
Llegados a la cota 2300 mts (2h 30´ desde la salida) entramos en la canal. Aquí conviene ponerse ya el casco. Al principio, es una canal ancha y se va estrechando hasta un bloque de piedra empotrado que superaremos por su izquierda. A partir de aquí, la canal se estrecha todavía más y la inclinación aumenta, de manera que tendremos que ayudarnos de las manos en algunos tramos para así llegar al Coll dels Encantats (3h 15´).
El precioso camino que sube hasta Sant Maurici
Entrando en el Valle de Monestero.
Canal pedregosa que sube al Coll dels Encantats.
En la parte final, cogeremos el canuto a nuestra izquierda.
Superando el canuto y llegando al Coll.
En el collado, donde las vistas ya son espectaculares, contemplamos a nuestra izquierda lo que nos espera. Una senda desciende ligeramente hacia la derecha y rodea un espolón rocoso que nosotros tuvimos que trepar pues, por equivocación, en la bifurcación cogimos la senda de la izquierda, que es ascendente. La senda que por momentos se pierde, va ganado altura a la izquierda de la brecha entre repisas de hierba y piedra. Con cuidado para no tirar piedras, seguimos subiendo ayudándonos de las manos y en diagonal hacia nuestra derecha, alcanzar la brecha. Aquí ya vamos a tope de emociones porque lo andado y lo que se ve al otro lado inquieta de verdad. Como de la nada aparece Tony (después nos contará que vive en Barcelona). Al vernos por delante aceleró el paso para alcanzarnos y no hacer la ascensión en solitario. Bien junticos, Fran va el primero, vamos a por lo más "delicado": un tramo de cornisa algo expuesta pero fácil, que a los pocos pasos entra en la base de una canal por donde se trepa (pasos de IIº) con patio debajo. Se hace de manera fácil, siempre y cuando no te impresione lo que hay bajo tus pies... Superado este pasaje, los que vienen a continuación son algo aéreos, con pasos de Iº, que en apenas 10´ desde la brecha, nos alzan a la cumbre del Gran Encantat con 2.748 mts (4 horas con paradas desde el parking).

Caminando desde el Coll a la brecha que vemos enfrente.
Con cuidado buscando los mejores apoyos, donde hierba y roca se suceden.
Vista al Coll. Mejor seguir el trazo rojo (andando, el de nuestra derecha)
 
Llegando a la brecha
Superando el pasaje de IIº
Casi, casi, que podemos poner una sonrisa. Encontramos un punto de rapel para el descenso.
Lo que queda es algo aéreo pero muy fácil.
Tony nos hizo esta foto de cumbre.
Con la bota de vino de mano en mano, disfrutamos en la cima de las vistas que nos regala esta impresionante cumbre. Mientras tanto, Tony va y viene haciéndose fotos aquí y allá con el trípode y una gran cámara que ha sacado de la mochila. Luce orgulloso una estelada. La verdad, no es nada excepcional, sino la tónica generalizada con esto del proceso de autodeterminación en Cataluña. Pasado un rato emprendemos el regreso, por el mismo sitio por el que hemos subido y extremando la precaución para no cometer ningún fallo que nos pueda suponer algún percance. Cuidado con las piedras que parecen bien sujetas pero que se desprenden de la tierra al apoyar nuestros pies o manos, cayendo cientos de metros abajo...
Fran comenzando el descenso.
"mejor, me giro para destrepar"
Llegando a la cornisa y a la izquierda, la brecha. El patio tiene vistas.
Bajando de la brecha. Como Fran iba delante, ahora de bajada solo sale él.
Siempre con cuidado de no tirar nada ni resbalar.
No se han quedado atrás. Me siguen muy de cerca Belén y Tony.
Ya estamos llegando de nuevo al Coll.
Desde el Coll, comenzando la canal pedregosa.
Llegando a la Valleta Seca.
Llegando al refugio de Ernest Mallafré, el camino se vuelve ameno y agradable.

viernes, 11 de agosto de 2017

Punta Cochata (Circular)

9 de Julio de 2017
Pasando por el pueblo de Escarrilla, subiendo al Pirineo ¿cuántas veces me habré fijado en esa mole de piedra que hay a la izquierda, pero entro en el túnel y me pongo a pensar en otra cosa? Un montón! Un día di con la ruta que sube a ese peñasco en el blog de David Naval, así que ahora no hay excusa para no hacerla.
Sobre el embalse de Escarra.
El camino parte, al igual que para ir al Saldo, entre el pueblo de Escarrilla y la entrada en el túnel. Primero por pista, pero rápidamente entramos en una senda que nos interna en el bosque. Ha debido de llover la noche anterior porque está todo mojado y nos resbalamos varias veces en las piedras. Tras la senda, cruzamos una valla ganadera para seguir en sentido ascendente por una pista. Hay que estar muy atentos, porque al poco rato, a nuestra izquierda y antes de que la pista empiece a bajar camino del Saldo, parte un sendero que nos encara a la punta Cochata entre pastos, bojes y, en la época en la que fuimos, gladiolos. Llegaremos hasta el mismo collado de Tarmañones, justo cuando la senda entre prados comienza a descender, para girar a la derecha y marchar hacia la Punta Cochata. Primero por la dorsal siguiendo los hitos, para llegar a una zona algo rocosa donde nos ayudaremos de las manos para ascender por una inclinada ladera herbosa. Tras ésto, una corta canal, nos dejará tras 2h de marcha, en la cumbre de la Punta Cochata (1.910 mts). Bonitas vistas sobre el barranco de la Tallata y sobre la presa de Escarra. Enfrente, el Pacino y más al fondo Feníás y los Infiernos. Al sur las Rocosas... ¡No! que es la sierra de la Partacua.
El sendero, entre el bosque, cruza el barranco de Betato.
Muy gris por la zona de Panticosa.
Salimos del bosque.
Cogemos el sendero que encarando la punta Cochata nos lleva al collado de Tarmañones.
En nada, asi estamos en el collado de Tarmañones. Punta Cochata nos intimida con su presencia.
Por la dorsal, dejando el collado abajo. Al Sur la sierra de la Partacua.
Una pequeña trepada para enlazar...
...con inclinada ladera herbosa. Ya sólo nos queda una pequeña canal a la izquierda que nos dejará en la cumbre.
Me voy a permitir salir en alguna foto con esta pose de conquistador. Gracias Berta!
Presenciando una asistencia en el Pacino del helicóptero de la Guardia Civil.
Se está muy a gusto en la cumbre y parece que no va a llover, pero tenemos que empezar a bajar. Lo haremos por el mismo sitio hasta el collado y seguiremos la marcha donde la dejamos, para bajar al embalse de Escarra. Un grupo bastante numeroso de adolescentes, están dando la vuelta a Punta Cochata, guiados por un monitor. Ahora se están bañando en el embalse, pero no sé muy bien si hace día de calor para tanto. Cruzamos el embalse y cogemos el sendero que pasa por la base del Pacino. Está todo muy amarillo por los erizones en flor. Seguimos bajando por la margen izquierda del barranco de Escarra, mediante el serpenteante camino de los Forzados, nombrado así en honor a los presos políticos que participaron en la construcción del embalse. Entre el bosque de pinos y hayas llegamos hasta la carretera, ya muy cerca de nuestro punto de partida.
Berta esperándome en la bajada.
Bajando al collado de Tarmañones.
Embalse de Escarra.
Hemos cruzado a la izquierda orográfica del barranco de Escarra.
Dejamos atrás el embalse y la punta Cochata.
Los erizones en flor visten de rabioso amarillo las laderas del Pacino y del Bco. Escarra.
Ni flower de como se llaman estas flores.
Si estamos atentos y con mucho cuidado, podemos ver en una de las revueltas el Saldo.
Serpenteando el camino de los Forzados.

jueves, 10 de agosto de 2017

Pico Tablato (circular)

2 de Julio de 2017
Uno nuevo que no había hecho y el aliciente de su cresta nos hizo disfrutar a tope. Además, este es un pico que se hace mucho por su diagonal con esquíes cuando las condiciones así lo propician, así que le daría un vistazo pensando en el invierno.
Brazatos superior e inferior vistos desde el pico Tablato.
Un poco revuelta había sido la semana con bajada de temperaturas y alguna precipitación en forma de nieve. El tiempo no se había estabilizado del todo y era probable que "la gabachada" (forma cariñosa de nombrar a las nubes bajas que se cuelan por el Pirineo desde Francia) nos privase de pasar un día claro de sol. Las chicas, que llegaron antes que nosotros, fueron informadas en Casa de Piedra de que habría nieve en el collado... Edita, que venía a por todas, traía piolet, aunque después no encontramos nieve en todo el recorrido. Salimos por las escaleras junto a la fuente de San Agustín (aún recuerdo que manaba agua caliente) y llegados al paraludes de Labaza, giramos a la derecha siguiendo la GR11 y sus numerosas revueltas que recorren el bosque. Abandonado éste y alcanzada la tubería de presión sobre la cota 2.200 mts, giramos a la izquierda para, entre bloques, alcanzar en 2h el ibón superior de Brazatos, donde paramos a comer algo observando sus calmadas aguas. Bordeamos por el O. el ibón por sus muretes de represado y seguidamente viramos hacia la derecha en busca de la arista. Vamos encontrando hitos que nos facilitan la ascensión. Cuando el camino empiza a ganar inclinación, nos desviaremos hacia la izquierda de la arista en busca de una canal que con ayuda de las manos, nos dejará en la arista, justo a la salida de la diagonal por la que se sube en invierno. La diagonal vista desde aquí "da cosa". Continuamos por el lado derecho de la arista de canto y apoyando las manos llegamos hasta una pequeña brecha. Desde ella, seguimos la ascensión tirando de algo de adherencia de botas ayudados de las manos (F), ahora ya por buena roca, hasta dejarnos muy cerca de la cumbre del Tablato (2695 mts) a la que llegamos andando (1h 15´desde el ibón superior). Estupendas vistas de los ibones de Brazatos (foto de cabecera), a los picos Brazatos, Catieras, Baldairan, y Foratulas por su proximidad. A lo lejos, Infiernos, Garmo Negro, Sabocos, Tendeñera... y resaltando por su envergadura las altivas cumbres nevadas de Ordesa y Vignemale.
En el bosque siguiendo las numerosas revueltas. Telera al fondo.
El bco. del Brazato que haremos de bajada. Al fondo el Tablato al que Subiremos por su izquierda y bajaremos por su derecha.
Cruzando el ibón superior de Brazatos
En busca de la arista
El ibón inferior también toma gran protagonismo.
Entre bloques el camino se pone más duro.
Inma, en su primera salida estival, con el Vignemale de fondo.
En busca de la canal.
En la canal.
La cosa empieza a tomar importancia.
Llegando a la pequeña brecha con la diagonal a la derecha.
Desde la brecha ya apenas nos queda superar este murete con algo de adherecia y buena roca.
Progresando por la arista.
Llegando a la cumbre.
Ignacio, Berta, Inma, Edita, Fran y Gabi.
Dejamos la cumbre y bajamos por una inclinada ladera hasta el cuello bajo de Brazato. Llegar hasta aquí no ha sido fácil porque no hay camino ni hitos que nos guien. Atención al cuello porque hay como dos pasos evidentes, cogeremos el que está más alejado. Desde aquí, la cosa no creais que mejora. Canchales y bloques con bastante inclinación nos hacen la vuelta algo tortuosa, dejando el pico Tablato y su diagonal a nuestra derecha. Poco a poco, la inclinación se va moderando y el paisaje va cambiando de pétreo y gris a herbal y florido. El barranco de Brazato, no es muy común andarlo, por lo que el camino está poco marcado, pero con atención y seguiendo los hitos que ahora ya sí que nos vamos encontrando estaremos de vuelta en 2h 30´desde la cumbre.
Bajando al cuello.
Inclinación y bloques no nos lo ponen fácil.
Desde el cuello en busca de barranco del Brazato.
Dejamos atrás el pico Tablato y el cuello. (casi no se ve el nuestro, que está a la derecha)
Ahora sí, disfrutando del colorido barrranco.
Grabé el track, así que lo comparto por si alguien tiene la osadía 😨 de seguirlo.

Powered by Wikiloc