Mostrando entradas con la etiqueta Esquí de montaña.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Esquí de montaña.. Mostrar todas las entradas

lunes, 29 de mayo de 2017

Néouvielle

21 de mayo de 2017
El año pasado, por no poder hacer una cumbre a la que me resistí a subir, cerré en falso la temporada de esquí, lo que me dejó un mal sabor de boca y, por consiguiente, un dubitativo comienzo de la actual. Este año llevaba la lección bien aprendida y sabía que no podía fallar. 

La anterior salida fue al Alba hace 15 días (pendiente de editar en este blog) y esta vez se pensó visitar la reserva natural del Néouvielle aprovechando la apertura de la carretera hasta el Lac d´Aubert. José Luis y yo nos dimos el madrugón del año, pues a las 5 de la mañana habíamos para compartir coche y acudir al encuentro con Jesusín, Luismi y Fran que nos esperaban en Parzán para subir juntos.
La carretera sube hasta los 2150 mts por lo que finalizando ya la temporada, es fácil poder salir casi desde el parking con las tablas puestas. Cruzamos bajo la estructura de la presa para empezar pronto a subir a un pequeño circo en donde giraremos dirección NO. Para nuestro disgusto, la nieve aquí se acaba y deberemos portear los esquís. Andando, pasamos sin enterarnos por encima de los farallones que caen sobre el lago de Aubert para acabar en la brecha de Barris que cruza el espolón rocoso que baja del pico Ramougn. Tras pasar un corto tramo donde uno no quiere imaginarse que hay debajo, volvemos a poner tablas para ir camino del collado de Chausenque por el fondo de la vaguada. Antes de llegar al collado de Chausenque, giraremos a nuestra izquierda para ver toda la subida final. Es una pala con cierta inclinación con bloques en medio que se superan por su derecha hasta llegar al hombro Norte (2h 30´contando transiciones). José Luis, Luismi y Jesusín circunvalan la cumbre por el Oeste, para subir por la chimenea de verano, mientras que Fran y yo subiremos por la ruta de invierno alzándonos a la arista y, entre bloques, llegar al punto más alto del Neouvielle (3091 mts) donde ya nos están esperando nuestros amigos para hacernos una foto de cumbre. La vista, como no podía ser de otro modo, es espectacular.

Cruzando la presa. Enfrente, los farallones que pasaremos por encima. Más arriba el pico Ramougn.
Esquiadores andando por encima de los farallones antes de llegar al collado de Barris.
Pequeño circo al poco de salir de la presa y tener que descalzarse.
Pareja de subida... y también de bajada.
Avanzando hacia la vaguada y hacia el collado de Chausenque.

Inclinada pala final. Se superan las rocas por la dcha hasta alcanzar el hombro. Se puede bajar por la izquierda.
Llegando al hombro Norte.
Entre bloques llego a la cumbre.
Foto en la cima del Néouvielle.
Bajamos cada uno por donde ha subido a por los esquís, pero por culpa de un mal entendido, no llegamos a encontrarnos. Fran y yo bajamos por el mismo itinerario que el de subida y nos encontramos aún subiendo a Rafa y Daniel (me apetecía cruzarme con ellos en una montaña), mientras que el resto bajaron por ésta otra ruta donde la nieve es continua hasta abajo. Como dice Jesusín. "Este es el pico de las diagonales"
Fran esquiando con el Lac d´Aubert abajo.
Para la próxima vez y si las condiciones lo permiten, pondremos la vista en la circular.

lunes, 3 de abril de 2017

Cap de Llauset (promocional del CAU)

1 y 2 de Abril de 2017
A una semana vista, me avisa Ignacio de que va a subir con el CAU al refugio de Llauset para intentar hacer el Vallibierna. Por mis ocupaciones, este planteamineto que supone salir ya el viernes, me viene de perlas y a pesar de la incertidumbre de la meteorología, no voy a dejarlo pasar. Llamo a Fernando, el responsable de la reserva y, suerte la mía,... soy el que cierra la lista👍.
Qué bien pintaba el sábado!
Después de pasar la noche junto a la tapia del cementerio de Vilaller, eso sí, observando la estrellada noche a través de las ventanillas de mi coche, Ignacio me despierta golpeando la carrocería (pura poesía matinal) para invitarme a desayunar un café bombón al más puro estilo rústico a las orillas del embalse de Baserca. La mañana está algo fresca, ventosa y si miramos al norte, la montaña está bastante cubierta por la nubosidad. Sin embargo, si miramos al sur, soleada. Pasan 20 minutos de las 9 de la mañana y ya estamos los 21 que conformamos el grupo de la promocional. Para comenzar, 50´ de porteo por el bosque, al principio por camino de herradura, para enseguida coger la senda tras el indicativo de Estanys de Rigüeño. Cruzamos a la margen derecha del barranco donde ya encontramos nieve continua para foquear cómodamente. Mientras nos adentramos en el barranco, las pendientes se van suavizando. De momento, la cosa marcha a la perfección. El viento no molesta y el sol caldea el ambiente, llegando al collado de Rigüeño (2.279 m.) en 2h 20´. Planteamos la posiblidad de hacer una larga diagonal canteando con esquís, pero optamos por quitar focas y esquiar los 80 m. de desnivel que nos separan del Estany de Fe. Aquí ponemos pieles y seguimos nuestra marcha para cruzar el altiplano de los lagos de Angliós. Hacemos una parada para reagrupar y comer algo antes de encarar la subida al collado de Estanyets o de los Ibones. Las nubes ya van tomando protagonismo, pintando un día muy gris y dejando caer algunos copos coincidiendo con nuestra llegada al collado (2.524m). Desde la salida, a ritmo muy tranquilo y sin ninguna prisa, hemos invertido 4h 30´, incluyendo paradas. Ahora que lo pienso, es mucho, pero no se ha hecho largo. El valle de Rigüeño bien merece recorrerse con calma. El collado Estanyets dista del refugio de cap de Llauset escasos 100 m., que descendemos en apenas 5 minutos.
Porteando los esquís por el bosque.
Nada más salir del bosque.
Juan Carlos liderando el grupo.
Llegando al collado de Rigüeño
En el Estany de Fe tras bajar la pequeña pala del collado de Rigüeño.
Dejando atrás el Estany de Rigüeño.
Ya vemos claramente el collado de Estanyets.
Pala al collado de Estanyets
Ultimos giros al collado. Empieza a nevar.
Breve y delicioso descenso al refugio de Llauset.
El plan de mínimos ya está cumplido. El día ha empeorado y cuando la mayoría decide acomodarse ya en el refugio, las nubes se despejan inesperadamente. Con los agradecidos rayos de sol, un grupo de 8 personas nos aventuramos y decidimos estirar el día con una última subida, hasta la Tuca de Botornás... ¡vamos a intentarlo!. Aligeramos peso dejando lo prescindible y con esquís nos dejamos caer por la vaguada bajo el refugio. Aquí ponemos pieles y empezamos a subir, dirección Oeste, para salvar los 400 m. de desnivel que nos separan de la Tuca de Botornás. Se sube cómodo y de manera fácil. Arriba nos está esperando una sencilla arista que ni el frio ni el viento nos impiden recorrer y así, poder disfrutar, desde las alturas, del fabuloso panorama que nos rodea.
Camino de la Tuca de Botornás.
Dejamos abajo el refugio. Pico de la Solana de Llauset y a la izquierda el collado de Estanyets.
Últimos giros para alcanzar la arista.
Por la arista, llegando a la cumbre.
Foto de cumbre.
Memorable esquiada  de vuelta al refugio de Llauset.
Después de una memorable esquiada por la pala Este del Botornás hasta la vaguada bajo el refugio, llegamos a éste con los cielos de nuevo cubiertos por nubes. ¡Qué suerte, hemos subido justo a tiempo!. Las previsiones han cambiado y el guarda nos avisa de que se espera para el domingo cielos cubiertos acompañados de fuertes vientos con rachas de hasta 75km/h!. Nos levantamos sin prisas pero intranquilos por la ventisca que hay fuera y por cómo se desarrollará la jornada pues la previsión se cumplió y la subida al pico Vallibierna se aleja de nuestros propósitos para ese día. Lo más sensato es esperar un poco y poner todo nuestro empeño en ponernos de vuelta a los coches. Al tiempo de salir, a las 10:30, veo al guarda que viene de tomar los datos de la estación meteorológica y me dice que hay -5º que sumado al viento... la sensación térmica, debe de ser de mucho frio.Vamos bien tapados y el frío se va llevando bien, menos en las manos que ahí sí que se nota, y en 15´ llegamos al collado de Estanyets. Aquí sí que hace mucho frio y viento, además de que la visibilidad es menor. Nos quitamos las pieles y esperamos a encontrar entre racha y racha, algún hueco para empezar a bajar y que el viento no nos haga perder el equilibrio. La pala Este del collado, afortunadamente, es nieve polvo y se esquía bastante bien. Apuramos todo lo que podemos con los esquís, antes de volver a poner pieles y subir al collado de Rigüeño. Viento, muchísimo viento en este collado, tan fuerte que era capaz de empujar unos metros mi mochila en terreno llano. Como podemos, vamos quitando pieles, y seguimos bajando. Casi hasta la entrada al bosque, el viento nos estuvo amargando la vuelta. A la 13:30h llegamos a los coches con temperatura primaveral. Nos da tiempo de ir a Vilaller y comer algo en un bar.

De vuelta. Primer control el collado de Estanyets.
Llegando con mucho viento al collado de Estanyets.
Esperando que aflojen las rachas de viento.
Pala Este desde el collado de Estanyets.
Subiendo de nuevo al collado de Rigüeño.
El viento no da tregua.
Lastima no poder hacer el Vallibierna, pero el esfuerzo bien mereció la pena. Muchas gracias a los organizadores de la promocional y a todas las personas que hicieron que éste fuese un bonito fin de semana.
Vídeo del fin de semana realizado por Carlos.

Pinchad para:
Fotos del primer día.
Fotos del segundo día.
Información del Club Alpino Universitario de la salida promocional.
Acceso en invierno por La Meteo que Viene.

domingo, 19 de marzo de 2017

Punta Suelza

17 de Marzo de 2017
Muchas ganas tenía de ascender con las tablas a éste grande. Por fin, valiéndonos como excusa de que se celebraba un encuentro de esquí de montaña, nos desplazamos hasta allí y hacemos esta ruta.
Ramiro en la pala somital con el valle de Pineta como fondo.
Las plazas para participar en el encuentro se acabaron, por lo que resultó un éxito, pero quisimos acercarnos para ver el ambiente. Desde Zaragoza a José Luis, Esteban y a mí, nos tocó madrugón de los buenos para poder estar en Plan a las 8, donde nos esperaban Edita, Berta y Ramiro. Aunque la pista no está mal, a nosotros nos costó llegar hasta las bordas de Viciele, a 1720 mts. Porteamos 20´ hasta cruzar el barranco y encontrar nieve. El itinerario discurre por el lado orográfico derecho del barranco de Verdemené mientras seguimos, a buena distancia, al numeroso grupo del encuentro (unos 25 conté yo).
Contraluces
Ramiro va delante. A José Luis le siguen Esteban, Edita y Berta.
Ramiro ya empieza a ver cumbre.
Recorriendo el barranco de Verdemené pero sin llegar a su collado, vamos cruzando a la derecha en busca de una pala (2 horas desde que pusimos focas) algo inclinada que nos alzará sobre la "ceja" de roca, un altiplano (2 h 40´) que nos permitirá cómodamente ganar la pala somital, hasta la cima de Punta Suelza (2973mts) en 3 horas y media desde las bordas de Verdemené.
Trazo de la pala que nos alza a la "ceja " rocosa. En puntos, la pala somital.
Los participantes del encuentro en la pala hacia el altiplano.
Vista atrás, hacia el llano que cruza en busca de la pala.
El numeroso grupo del Encuentro superando el altiplano para ganar (izquierda) la pala somital.
Pinchando aquí, podéis verlos bajar.
Ya reagrupados con Esteban a la cabeza. Para él la primera y (tal vez) última salida de la temporada. Eso es triunfar!
Ramiro y Berta saliendo, finalizando la barrera rocosa y llegando a la pala final.
Ya sólo nos queda ésto y estamos ¡arriba!.
El contraste si miramos al Sur.
Foto de cima.
Vídeo panorámico desde la cima de la Punta Suelza.

La bajada, con nieve transformada por el sol, una maravilla. Más de 1000 metros de esquiada para nosotros solos. Después, una improvisada rústica para tomar una cerveza con un trozo de empanada, antes de coger los coches y emprender la vuelta a casa.

Esquiando al Sur la pala cimera.
Esquiando sin dificultad por encima de la ceja rocosa.
Disfrutando de buena nieve.
Últimas laderas.