Mostrando entradas con la etiqueta Montaña. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Montaña. Mostrar todas las entradas

jueves, 25 de enero de 2018

El Huevo y la Peña de San Cosme.

20 de enero de 2018
Una excursión bonita, corta, con leyenda y muy cerquita de Zaragoza.
Contemplando abajo la Ermita de San Cosme y San Damián.
Dejamos el coche unos metros antes de la presa de Vadiello. La cruzamos y cogemos la pista que discurre por su lado izquierdo. La pista es la que lleva hasta la tejería y que después, a la vuelta,  cogeremos. Tras 30', llegamos hasta el esconjuradero de Santa Cruz, donde hay una buena vista de la ermita de San Cosme y San Damián, bajo las paredes de la peña. Hemos abandonando la pista y cogemos la senda que baja hasta el barranco, aunque con algo de pánico pues hay batida de jabalíes y oimos cerca a los perros, además de algún que otro disparo. Pasado el barranco, empredemos la subida que nos deja junto a la verja de San Cosme y San Damián. Es lo más que nos podemos acercar. Ascendemos por la pista y pasamos por unas cuantas ermitas, San Miguel, San Urbez, Fuensanta (estupendo lugar con fuente y merendero para hacer una parada), San Gregorio y Virgen de la Fabana. Pasadas todas ellas y tras algo más de 1 hora de marcha, llegamos al cruce que nos lleva hasta el Huevo y la Peña de San Cosme. Avanzamos por un tupido bosque hasta llegar a un llano donde encontramos una bifurcación hacia el Huevo y la Peña. Vamos en busca del primero al que llegamos en 15' desde la bifurcación, descendiendo el sendero que acaba justo en su base. Las mejores vistas no son aquí, sino antes de llegar, tomando algo más de perspectiva. Cogemos de vuelta la senda para llegar a la bifurcación y tratar de subir a la Peña de San Cosme. Salimos del bosque y rápidamente nos encontramos con los cortados de la peña que debemos superar por el Sur. Hay un paso horizontal que se hace con ayuda de una cuerda fija (sin ella no pasamos ni de coña). Se supera sin dificultad y nos deja casi en la vertical de San Cosme y San Damián. Recorremos una faja colgada e inclinada, siguiendo algún que otro mojón. Unas cabras con una descomunal cornamenta nos señalan el camino. Las vistas sobre el pantano de Vadiello son espectaculares  así como la presencia de algún que otro buitre que sobrevuela nuestras cabezas. Una última parte algo más vertical, y que requiere el apoyo de las manos, nos alza a lo más alto de la Peña de San Cosme.
Embalse de Vadiello
Esconjuradero de la Santa Cruz
Ermita de San Cosme y San Damián.
Bajando al barranco. Enfrente, la Peña.
Ermita de Fuensanta. Detrás de ella hay un rincón único 👍.
Vamos tomando altura.
Asomadas al barranco, contemplando el vuelo de los buitres.
Abandonamos la pista y vamos camino del Huevo y de la Peña.
El Huevo. Se llega andando hasta la misma base.
Cuerda fija camino de la Peña.
Faja en horizontal que rodea por el Sur la Peña.
Las cabras nos marcan el camino.
La excursión no deja indiferente.
El Huevo desde lo alto de la Peña.
Para la vuelta, tenemos que hacer de nuevo la zona de la faja y la cuerda fija para coger la pista, que recorreremos ahora hacia el S.E, hasta que lleguemos al cruce que viene de la Tejería. Aquí, ahora cogemos la pista en sentido descendente, de vuelta al embalse de Vadiello.
De vuelta por la faja de la Peña.
Viene bien guiarse apoyando la mano en la pared.
De nuevo, a por la cuerda fija.
La cuerda fija.
Se aprecia la pista que debemos recorrer.
Llegamos al embalse contemplando la Peña de San Cosme.

En el programa de radio Aragón Mágico de la mano de Carlos Ollés hablaron de éste entorno.

 Enlaces:
- La ruta seguida
- Quienes eran San Cosme y San Damián.
- La Ermita de San Cosme y San Damián.
- Por qué Bunbury les dedica una canción a estos dos Santos.

lunes, 30 de octubre de 2017

Txindoki. Circular al Cervino Vasco.

14 de Octubre de 2017
"Al norte del Aralar, se yergue majestuoso e imponente, encumbrado y denso, el peñascal de Larrunarri. Otros lo conocen por el nombre más típico de Txindokí..." Revista Pyrenaica.
El Txindoki desde Iturrene Jatetxea, merendero al que fuimos por la tarde.
La única vez que traté de ascender a esta cumbre, el fuerte viento hizo que me quedase a unos pocos metros de la cumbre. No exagero cuando digo que en el repecho final me tuve que dar la vuelta porque el viento levantaba pequeñas piedrecillas del suelo. Esto fue en el año 2003 y desde luego que no había tanta gente merodeando. Esta vez, un reguero de excursionistas como en procesión se disponían a disfrutar de un magnífico día.
Al llegar a Larraitz, punto de salida de la circular, el parking está a tope de coches. Cambiados para la ocasión, cruzamos la verja a las campas de Larraitz donde las vacas pacen sin inmutarse por nuestra presencia, acostumbradas al discurrir de la gente. Vamos subiendo suavemente por la pista y al poco cogemos una senda que comienza con escalones reforzados con troncos. La senda asciende en diagonal por un fuerte repecho hasta un pinar, ya en las faldas de la montaña. Seguimos caminando hasta llegar a la fuente Oria. No sé para qué hemos llenado las cantimploras si aquí hay agua incluso con pertinaz sequía, a una hora de haber comenzado a andar...  Desde aquí hay gente que asciende por el fondo del barranco hasta el collado de Egurral de manera directa, pero como hace la mayoría, seguimos por el sendero en diagonal, dando la espalda a nuestro objetivo cimero, para volver a cruzar de nuevo por una verja y, por zonas de prados, encararnos al collado pasando cerca de las bordas de Zirigarate Goikoa donde venden queso y sí, tambien hay una fuente. Ya en el collado de Egurral, a 1h 45' del comienzo, se aprecia con claridad la senda con fuerte pendiente por la que tenemos que superar un pequeño farallón rocoso por un tramo algo destrozado por el paso de montañeros, para después hacer una diagonal hacia el N.E. y después coger a la izquierda (Este) el último repecho hasta la cima del Txindoki. Fantásticas vistas desde el que llaman "el Cervino Vasco" y en el que en 2h 15' sin prisas hemos hecho cumbre.
Entrando en el bosque.
Caballos en las bordas Zirigarate Goiko
Y por supuesto, ovejicas de las de pelo, largo llegando al collado de Egurral.
Desde el collado de Egurral. Salvamos el pequeño farallón para después girar al N.E. (derecha)
Rampas inclinadas
Última rampa de Este a Oeste.
Pareja de zagales disfrutando de las vistas al norte. Fotógrafo delatado por la sombra.
Foto de cumbre
Venga! Otra foto de cumbre pero ésta vez con los pelos al viento.
De nuevo, como en el 2003, el viento ha sido nuestro compañero de ascensión, pero esta vez de manera más amable. Comemos alguna cosilla mientras disfrutamos de las estupendas vistas y emprendemos el camino de bajada. Todo el mundo se vuelve por donde ha subido pero encontramos una alternativa para hacer la excursión en circular, que es como a nosotros más nos gusta. Una vez llegados al collado de Egurral, bajaremos hacia nuestra izquierda por el barranco y sin abandonar la senda traspasaremos una valla. El camino se mantiene sin perder altura siguiendo las marcas de la PR-Gi2005, circular algo más larga, pero nosotros las abandonamos y tras haber superado la cascada de Muitze, damos un fuerte quiebro para pasar por su base. Habiendo cruzado el barranco de Urtzabal de nuevo en las laderas del Txindoki, encontramos una cruz que recuerda el fallecimiento de un joven y seguimos la senda entre el bosque cerrado por contínuos zig-zags. Atención a esta zona. Con mucha humedad o hielo, por su orientación, puede resultar peligrosa. Llegamos a una antena de telefonía y siguiendo por una pista, llegamos a los abiertos prados desde los que ya se ve abajo Larraitz, donde llegaremos tras dos horas de marcha desde la cumbre.
Bajando con las montañas de Larraone y Etitzegi.
Grandes extensiones de hierba hacia el Sur.
Al fondo la sierra de Aizkorri.
Bajando hacia el barranco.
La senda bien marcada por el paso del ganado.
Bajamos un poco más para cruzar una valla y después girar a la izquierda debajo de la cascada.
Cruzamos la cascada y el barranco de Urtzabal.
Bajando por el barranco de Urtzabal. Espectacular.
Vista atras de la ladera herbosa que baja a la cascada de Muitze.
Pequeñas cuevas (Salize -Aizpea) en la pared.
Preciosas vistas de bajada.
Otra excursión que no debemos perdernos. La verdad es que el Pais Vasco, con todas esas modestas montañas, enamora. Os dejo el Track de la ruta seguida.

lunes, 23 de octubre de 2017

Araia - Nacedero de Zirauntza. Vuelta por Arabarrate.

12 de Octubre de 2017
Aprovechando los cuatro días del puente del Pilar, viajamos al País Vasco para seguir disfrutando de la montaña en este otoño de temperaturas templadas. El primer día marchamos a Araia para conocer el nacimiento del río Zirauntza.
Viaducto del nacedero de Zirauntza
Ya estuvimos haciendo senderismo por esta zona, y aunque la memoria es frágil, guardamos un buen recuerdo de aquel viaje. Yo iba despistado con las fechas, pero Belén lo tenía muy claro: « ¡Que sí hombre!, que fue cuando la casa real anunció el compromiso de Felipe con "la Letizia"» Pues si eso fue en el 2003, ya hace ¡14 años que estuvimos!. Qué rápido pasa el tiempo.
Antigua ferrería de Ajuria
Entramos en Araia tras 3 horas de viaje desde Zaragoza. El viento está quieto y hay una espesa niebla, pero cuando llegamos por la parte alta del pueblo hasta la antigua ferrería de Ajuria, el sol nos sorprende de manera grata y cálida, preludio de lo que iba a ser la tónica general de estos días. Partimos desde las ruinosas instalaciones (el track que seguimos sale del pueblo pasando por aquí) y cruzamos un puente para pasar a la margen izquierda del río, lugar por donde lo remontaremos. El camino ideal para hacer con niños está muy bien balizado y sólo hay que seguir las marcas verdes y blancas del SL-A.14 que discurre entre espesa vegetación a la sombra de enormes robles y hayas. Llegados a un cruce, nosotros cogemos el camino que discurre pegado al río hasta la cascada. Llegados hasta el Nacedero de Zirauntza en 40', cruzamos un puente frente a la cascada para subir a la pequeña presa que acumula el agua que surge de las montañas de la sierra de Altzania.
Cruzando a la margen izquierda del río.
Entrando en el bosque.
El río Zirauntza.
Sendero cubierto de hojas.
Parece un bosque encantado.
Caminando muy cerquita del río.
Cascada un poco antes del nacedero.
La presa desde su lado derecho.
Salto de agua de la presa.
La pequeña presa que guarda las aguas del nacedero.
La pequeña presa que guarda las aguas del nacedero.
Desde el lado izquierdo de la presa, podríamos hacer la vuelta por el camino de San Miguel, paralelo a un viaducto que se utilizaba para precipitar sus aguas hasta la turbina de la ferrería y que daba movimiento a las máquinas.  Nosotros cogemos el camino que discurre paralelo al viaducto de la derecha y que se sigue utilizando para la producción de energía eléctrica. Salimos hasta una pista de tierra que vamos subiendo pasando cerca del repetidor de la cima de Arrazpi que dejamos a nuestra derecha. Continuando por la pista pero abandonando temporalmente el track. En una cerrada curva cogemos, en 45' desde el nacededero, una PR que sube entre pastizales por el monte de los Rojos, para conectar con una pista, ya de nuevo en el track y alcanzar el puerto de Atabarrate en 2 horas desde el comienzo. Tratamos de seguir las marcas de la GR 121.1, pero no las encontramos, así que seguimos el track fuera de sendero en un puro ejercicio de fe en este y en el gps, por un impresionante hayedo donde las hojas caídas ocultan cualquier senda que alguna vez pudiese pasar por aquí. Enlazamos con éxito con la pista que ladea el monte Umandia y la seguimos junto al límite entre Álava y Guipuzcoa. Nos llama la atención los andamiajes metálicos tapados con ramas en sus copas. En uno de ellos hay tres personas que nos explican que están esperando el paso de alguna paloma torcaz para darle caza, afición muy extendida en la zona, según parece. Al cruce de una pista (2h 30') la cogeremos a la derecha volviendo de este modo a la provincia de Álava para seguirla en bajada. De esta manera rodearemos el monte Umandia por el Este y tras cruzar el barranco de Iturrizuri, la pista empieza de nuevo a subir unos metros hasta llegar al eje norte del pico Albeiz. La pista comienza a descender en busca de la Txabola Martinen (3h 15') y cogiendo la pista que pasa por su izquierda, en una sucesión de pistas, llegamos a la fuente de Kukuma donde  echaremos un buen trago antes de llegar hasta Araia. Antes de volver a la ferrería, hacemos una parada (4h) en el centro de interpretación de Araia para seguir aprendiendo cosas del municipio de Aspárrena y de sus recursos.
Paralelos al viaducto.
Para mi la zona con más encanto.
Una parada en Las Rojos para ver al sur. Abajo queda el repetidor de Arrazpi
Llegando al collado de Atabarrate.
En la pista que ladea por el sur el monte Umandia.
Puesto para la "observación y caída" de la paloma torcaz.
Muga entre Álava y Guipuzcoa.
Llegamos al camino que corta. Lo cogemos a la derecha.
El monte Umandia y la Txabola Martín
Interior de la Ferrería de Ajuria.