Mostrando entradas con la etiqueta Senderismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Senderismo. Mostrar todas las entradas

jueves, 19 de octubre de 2017

Peña Oroel. Circular por la senda de los Lobos y Virgen de la Cueva.

2 de Septiembre de 2017
Otro día que el viento de norte cubre la parte alta de la divisoría pirenaica y que habrá que buscar un plan alternativo: aprovechar el sol y las temperaturas agradables antes de que entre de lleno el otoño.
Vistas desde Oroel a la Canal de Berdún y al Pirineo occidental aragonés.
Quedo con Romo en Sabiñanigo para compartir coche hasta el comienzo de la excursión. Yo vengo de cruzar la atalaya del Monrepós, viendo que nuestro plan para hoy va a estar complicado. Las nubes han engullido la montaña (¡otra vez la gabachada!) y el viento nos complicará el disfrute. Mientras tomamos un café en la estación, improvisamos una alternativa que no se encuentre por la frontera y después de darle algunas vueltas, Romo confiesa que a pesar de toda la montaña que lleva a sus espaldas, la peña Oroel todavía está entre sus debes, así que... "Habemus Plan".
Buscamos de manera rápida en el móvil (track) una que, además de hacer cumbre, sea algo más larga que la ruta normal y a poder ser en circular, para que resulte más amena.
Nos dirigimos hasta el Parador, punto de partida de la excursión y tras caminar 1 km dirección Este, a mano derecha encontramos una senda conocida como de los Lobos, que sube diagonalmente por el bosque, en ciertos momentos por fuertes pendientes pero el tránsito es muy agradable y no tiene pérdida. En 50' salimos del frondoso bosque y llegamos al cordal, donde la amplitud de las vistas al Sur y el sol en lo alto premian nuestro breve esfuerzo. A la derecha, vemos todo el cordal y la gran cruz que corona la cima occidental de la montaña, pero nosotros iremos hacia el Este para alcancar en 10' la punta Bacials (denominada así en algunos mapas) la más Oriental de la peña Oroel. En verdad hay como dos cumbres orientales. En una hay como un hito de linde que se encuentra al norte sobre los cortados y rodeada de boj. La que está al Sur se ve despejada desde la distancia, coronada por un mojón. Ambas las veréis en las fotos de abajo. Desde aquí podríamos recorrer el cordal para llegar a Peña Oroel, pero lo vamos a alargar bajando al O-SO sin sendero alguno, sorteando los espesos campos de erizones (también llamados cojín de monja) y dirigiendo nuestros pasos en busca del comienzo del bco. de Artaso al que llegamos en 25'. Aquí encontraremos unos primeros mojones que nos indican el comiezo de una senda que de manera zigzagueante lleva hasta dar con la pista que sube de las Pardinas de Ordolés. La andaremos tan sólo unos metros pues encontraremos un cartel indicativo (15') que da inicio a la senda que lleva hasta la Virgen de la Cueva.
Tras un 1 km de carretera cogemos la senda.
Árbol caído que obstaculiza la senda
Bien marcada y sin pérdida. Así es la senda de los Lobos.
Llegamos al cordal
Hacia las cumbres orientales.
Extremo Oriental norte de Peña Oroel.
Al sur se encuentra otra que parece más alta.
Punta Bacials
El cordal de la Peña Oroel.
Campos de erizones y, marcada, nuestra dirección en busca del barranco.
Bajando por el barranco hacia el sur.
La senda que lleva hasta la ermita de la Virgen de la Cueva, transcurre por la ladera sur del monte Oroel, siempre por bosque y en sombra. Pasaremos por un abrigo de ganado aprovechando una oquedad en el conglomerado antes de llegar a la ermita (30'). El acceso a ésta se encuentra hundido desde el año 2013 a causa de las lluvias, por lo que su acceso es algo peligroso. Hacemos una parada para comer escogiendo el sol, despreciando la mesa con bancos que se encuentran a la sombra. Casi antes de llegar a la ermita, habremos pasado el desvío de ascenso a la peña Oroel, así que retrocedemos en su busca y recorremos su sendero hasta la cumbre (35'). Tenemos suerte y la cumbre es solo para nosotros, con permiso de un grupo de chotos que desprenden muy mal olor. Un ratico en la cumbre para disfrutar las amplias vistas y vuelta para abajo. Tenemos que ir al Este, paralelos al cordal por su vertiente sur hasta el collado de las neveras (10') donde comienza la senda de bajada por innumerables zetas hasta llegar a nuestro punto de partida.
Aquí arranca la senda desde el sur.
En busca de los cortados donde se encuentra la ermita.
Llegando a la ermita Virgen de la Cueva
Interior de la cueva.
Reciente construcción de los Escolapios. La cueva donde se encuentra la ermita pasa desapercibida.
Cruce junto a la ermita.
Subiendo desde la ermita.
Ya en el camino normal de subida a la cima.
Llegando a la cima.
Romo en la cima.
Cabras en la cumbre de Oroel.
En busca del collado de las neveras.
Llegando al parador, punto de partida.
Del collado hasta el parador (25'), bajamos corriendo hasta encontarnos con alguien al que sus amigos, en su despedida de soltero, lo habían vestido con un bañador mankini. Con una sonrisa por esto y por el encanto de la ruta llegamos al parador.
La montaña es una sorpresa.

viernes, 11 de agosto de 2017

Punta Cochata (Circular)

9 de Julio de 2017
Pasando por el pueblo de Escarrilla, subiendo al Pirineo ¿cuántas veces me habré fijado en esa mole de piedra que hay a la izquierda, pero entro en el túnel y me pongo a pensar en otra cosa? Un montón! Un día di con la ruta que sube a ese peñasco en el blog de David Naval, así que ahora no hay excusa para no hacerla.
Sobre el embalse de Escarra.
El camino parte, al igual que para ir al Saldo, entre el pueblo de Escarrilla y la entrada en el túnel. Primero por pista, pero rápidamente entramos en una senda que nos interna en el bosque. Ha debido de llover la noche anterior porque está todo mojado y nos resbalamos varias veces en las piedras. Tras la senda, cruzamos una valla ganadera para seguir en sentido ascendente por una pista. Hay que estar muy atentos, porque al poco rato, a nuestra izquierda y antes de que la pista empiece a bajar camino del Saldo, parte un sendero que nos encara a la punta Cochata entre pastos, bojes y, en la época en la que fuimos, gladiolos. Llegaremos hasta el mismo collado de Tarmañones, justo cuando la senda entre prados comienza a descender, para girar a la derecha y marchar hacia la Punta Cochata. Primero por la dorsal siguiendo los hitos, para llegar a una zona algo rocosa donde nos ayudaremos de las manos para ascender por una inclinada ladera herbosa. Tras ésto, una corta canal, nos dejará tras 2h de marcha, en la cumbre de la Punta Cochata (1.910 mts). Bonitas vistas sobre el barranco de la Tallata y sobre la presa de Escarra. Enfrente, el Pacino y más al fondo Feníás y los Infiernos. Al sur las Rocosas... ¡No! que es la sierra de la Partacua.
El sendero, entre el bosque, cruza el barranco de Betato.
Muy gris por la zona de Panticosa.
Salimos del bosque.
Cogemos el sendero que encarando la punta Cochata nos lleva al collado de Tarmañones.
En nada, asi estamos en el collado de Tarmañones. Punta Cochata nos intimida con su presencia.
Por la dorsal, dejando el collado abajo. Al Sur la sierra de la Partacua.
Una pequeña trepada para enlazar...
...con inclinada ladera herbosa. Ya sólo nos queda una pequeña canal a la izquierda que nos dejará en la cumbre.
Me voy a permitir salir en alguna foto con esta pose de conquistador. Gracias Berta!
Presenciando una asistencia en el Pacino del helicóptero de la Guardia Civil.
Se está muy a gusto en la cumbre y parece que no va a llover, pero tenemos que empezar a bajar. Lo haremos por el mismo sitio hasta el collado y seguiremos la marcha donde la dejamos, para bajar al embalse de Escarra. Un grupo bastante numeroso de adolescentes, están dando la vuelta a Punta Cochata, guiados por un monitor. Ahora se están bañando en el embalse, pero no sé muy bien si hace día de calor para tanto. Cruzamos el embalse y cogemos el sendero que pasa por la base del Pacino. Está todo muy amarillo por los erizones en flor. Seguimos bajando por la margen izquierda del barranco de Escarra, mediante el serpenteante camino de los Forzados, nombrado así en honor a los presos políticos que participaron en la construcción del embalse. Entre el bosque de pinos y hayas llegamos hasta la carretera, ya muy cerca de nuestro punto de partida.
Berta esperándome en la bajada.
Bajando al collado de Tarmañones.
Embalse de Escarra.
Hemos cruzado a la izquierda orográfica del barranco de Escarra.
Dejamos atrás el embalse y la punta Cochata.
Los erizones en flor visten de rabioso amarillo las laderas del Pacino y del Bco. Escarra.
Ni flower de como se llaman estas flores.
Si estamos atentos y con mucho cuidado, podemos ver en una de las revueltas el Saldo.
Serpenteando el camino de los Forzados.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Castillo d´Acher

28 de mayo de 2017
Hacía muchísimo tiempo que no visitaba esta cumbre tan característica de la Selva de Oza y de los Pirineos Occidentales.
Castillo d´Acher
Dejada atrás la temporada de esquí de travesía, le toca el turno a la montaña andada, una manera bien diferente de disfrutarla. Aparcamos frente a la "Terraza - Bar Costeros", que se encuentra junto al río y a la sombra de una magnífica Haya de tamaño descomunal. Una buena hora de salida sería las 9 de la mañana, pero salimos andando a las 10, un poquito tarde pues volvímos a las 5:30 de la tarde, subiendo siempre a un ritmo tranquilo, con un par de paradas y con comida en la cumbre. Ahora está perfectamente  indicado el arranque del itinerario. Hay que seguir las marcas de GR 11.1 para desviarnos a los 10 minutos hacía el SE por un sendero bien marcado, que entre el cerrado bosque de abetos y hayas, va subiendo de manera firme. Cruzados un par de ramales del barranco Espata, uno de ellos con bastante caudal, salimos por sucesivas y fuertes revueltas del bosque para entrar en los altos y verdes pastos de la selva de Oza. Aquí ya empezamos a ver a nuestra izquierda los farallones del Castillo d´Acher, a nuestra derecha la barrera rocosa de punta Agüerri y si volvemos la vista sobre nuestras espaldas, en primer término Lenito y Peña Forca y más alejados Chipeta, Chinebral, Mallo Acherito, Petrechema y Mesa d´os tres Reis, todos bien ordenadicos y sin quitarse el protagonismo los unos a los otros. Nos cruzamos con gente que viene de vuelta, todos bien abrigadicos... Continuamos hacia el Este en busca de los cortados rocosos orientados al Sur, a modo de murallas fortificadas, parece que quieren complicarnos el asalto al castillo. Siguiendo los hitos y la marcada senda, entraremos por una fácil canal por la que llegaremos a lo alto, donde se abre ante nosotros un gran sinclinal colgado para gran sorpresa de los que nunca hayan ascendido a esta cumbre. Sin perder altura seguiremos hacia la derecha en busca de la cumbre S. pero que no ascendemos, para girar ahora hacia el Norte y completar un último repecho y coronar la cota más alta del Castillo d´Acher (2390 mts).
Primeros pasos por el bosque.
La senda bien trazada
y con un ambiente de cuento de hadas.

Salimos del bosque. Los Alanos y Peña Forca de fondo.
Los farallones de Castillo d´Acher.
El camino no tiene pérdida.
Subiendo en busca de la canal.
Fácil canal que nos dejará en el sinclinal
Inma pensando: ¿Ya hemos llegado? No!!!
Aún nos queda recorrer esta maravilla que no esperabas.
Último repecho a la cumbre del Castillo d´Acher.
Inma, Ignacio, Belén y yo. El Bisaurín a nuestras espaldas.
Nos hacemos rápidamente una autofoto y nos cobijamos del fuerte viento para comer algo. Sopla el bochorno con fuerza, pero en la vertiente NO de la cumbre no se nota nada y las vistas al Norte son espectaculares. A lo tonto nos hemos clavado una hora en la cumbre comiendo y bebiendo la botella de vino  que ha subido Ignacio. Debió de pensar que iba a hacer calor y no podía permitir que nos deshidratáramos... 😁. La bajada la realizamos por el mismo sitio por el que hemos subido y en 2h 30´, contando una parada, llegamos al coche.
Bajando con el Bisaurín al fondo.
Dejamos atrás la cota más alta.
Por el borde del valle colgado en busca de la canal de bajada.
Comienzo de la canal.
Contraste entre la piedra y el pasto.

Ignacio, todo un señor con su camisa.
Ni en la casa de la pradera...
Serpenteante senda que nos devuelve al bosque.

Pensando ya en cual será la siguiente.