Mostrando entradas con la etiqueta Senderismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Senderismo. Mostrar todas las entradas

miércoles, 3 de enero de 2018

Echo - Urdués (circular)

31 de Diciembre de 2017
Última excursión del 2017. Cortita, para estar a comer en Echo. Después, marchamos a Lizara a celebrar la Nochevieja.
Vistas al norte de la val d'Echo
Queremos estar en Echo para comer, así que ésta circular de menos de 4 horas se adapta a nuestras necesidades. Belén, Berta y yo, quedamos a la entrada de Echo con Ana, Mar y Santi, del blog Desde la cima del rock. Recorremos Echo en busca de la calle Carrera la Virgen para cruzar por un puente el Aragón Subordán a su orilla izquierda. La mañana está quieta y fresca, así que, bien abrigados, enseguida entraremos en calor y nos sobrará ropa. Pasamos junto a las paredes del cementerio y de la ermita de Escabués. Dejamos el asfalto y cogemos una senda entre muretes para llegar al barranco de Don Juan, que remontaremos unos metros sin perder las marcas de GR-15. El trazo casi se pierde, pero al rato cogemos a nuestra izquierda, un camino de herradura dirección S.E. El camino se interna en el bosque para convertirse en senda que va subiendo sin descanso hasta el collado del Rat (45') donde una pista en mal estado y con bastante barro, nos alzará hasta el collado de la Cruceta (1050 mts) en 1h 10' desde Echo. Es la divisororia por la que se pasa a Urdués y donde ya casi se ve abajo el pueblo. Descendemos por un senda para desembocar en un camino de herradura y llegando a una granja, ya cerquita de Urdués, en la pista que nos llevará hasta el pueblo. 1h 45' nos ha costado hacer esta primera mitad.
Cruzamos el Aragón Subordán.
Cementerio y ermita de Escabués
Dejando el asfalto y cogiendo la senda
La senda asciende por el bosque.
Collado del Rat. Cogemos la pista.
Llegando al collado de la Cruceta, divisoria entre Echo y Urdués.
Bajamos hacia Urdués
Ya vemos Urdués claramente
Iglesia románica en honor a San Martín
Nos falta la segunda parte de la excursión. Para volver, cogeremos de nuevo la pista que nos ha llevado hasta Urdués. Tras 2.5 kms, cogemos a la izquierda de nuevo otra pista, que abandonaremos en la segunda revuelta, para coger un camino de herradura que nos dejará en la collada Romaziete (2h 45' desde el comienzo). La pista desciende hacia Echo, pero nosotros, cogeremos desde la misma collada, una senda que baja sin descanso hacia el valle, cruzando el barranco de Don Juan y alcanza una pista que nos dejará en el puente sobre el Aragón Subordán, ya en Echo (3h 30' en total). (Track de la ruta)
Desvío tras 2.5 kms.
Borda poco antes de llegar a la collada de Romaziete.
La senda, algo tapada por la nieve, pero evidente de seguir.
Ya vemos el pueblo de Echo
La sierra de Lenito y peña Forca al fondo.
Conforme perdíamos altura la nieve iba desapareciendo.
Bajando al barranco de Don Juan.
Trío de mininos a la puerta de una granja, llegando a Echo.
Tras la excursión, comimos en el restaurante Canteré. Costó decidirnos por la interesante oferta de la zona, pero, sin duda, la elección fue todo un acierto. Después, rumbo al refugio de Lizara, a despedir el año y recibir al 2018.

Así se recibe el año nuevo en un refugio de montaña. ¡Feliz 2018!

domingo, 12 de noviembre de 2017

La Pardina del Señor

22 de Octubre de 2017
Es Otoño y hay una visita obligada y todavía pendiente para mi: La Pardina del Señor.
 ♪♫ George Winston - Woods ♪♫
En la Pardina del Señor.
El bosque de la Pardina del Señor o de Ballarín, aparece entre los más bonitos de España para disfrutar en Otoño. El punto de partida es el pueblo de Fanlo, aunque antes hemos dejado un coche en Sarvisé para el retorno. Bajamos menos de 1km por la carretera hacia Sarvisé y un cartel indica Buesa-Broto siguiendo las señales de la GR15. Bajamos por un sombrío pinar para cruzar el cauce del barranco del Xate por una sucesión de piedras colocadas en linea sobre el río. A nuestra derecha hay una bonita badina con su cascada. Mientras comenzamos a subir, un cartel indica que nos internamos en una propiedad privada y que no debemos salirnos del sendero. El arbolado cambia de manera radical al entrar en el bosque de la Pardina del Señor, pero ha sido en las últimas décadas de ausencia humana cuando realmente el bosque ha aprovechado para recolonizar el terreno arrebatado y volver a poblar unas laderas que antaño fueron aprovechadas para leña y pastos (1). Tras 1h 30' llegamos a la Pardina de Ballarín donde quedan las paredes de una gran vivienda, un pozo y restos de lo que fue una iglesia. Este el punto más alto de la excursión, pues ahora tenemos que recorrer los entrantes y salientes del barranco en dirección Oeste. La fama del bosque no es casualidad, donde no solo hay un tipo de árbol, sino que combina álamos, hayas, arces, avellanos, serbales de cazadores, abetos, fresnos, pinos silvestres, cerezos,  abedules, bojes, quejigos... algunos de ellos de hoja caduca. Tras 3h de tranquila marcha llegamos hasta las casas de San Esteban que en la actualidad pertenecen al pueblo de Buesa. En una campa a la solana hacemos un alto para descansar y comer algo antes de continuar la marcha. Al poco conectamos con una pista que baja, que nos puede servir de escape y que nos lleva hasta la carretera, muy cerca del chalet del Chate. Nosotros continuamos, cruzando el barranco del Baño de aguas medicino-sulfurosas. Las marcas blancas y rojas continúan, pasando cerca de la ermita de Bun. El bosque abandona todo el esplendor con el que nos ha estado acompañando y se vuelve algo menos esplendoroso mientras por medio de una pista llegamos al pueblo de Buesa (3h 30' sin paradas). Buesa tiene dos partes claramente diferenciadas. La parte alta donde se encuentra la iglesia y la parte baja donde está el núcleo más habitado. Después de pasear por sus calles, volvemos a la parte alta, junto a la iglesia, donde nos queda el postre final, bajar hasta el pueblo de Sarvisé por el camino del Quejigar (PR-Hu 118), por la margen izquierda del Bco Ribal. Desde el barrio bajo de Buesa también es posible bajar, pero por la margen derecha del barranco mencionado anteriormente.
Comienzo del sendero, bajando al barranco del Xate.
Cruzando el barranco del Xate.
Comienza el espectáculo.
Ganamos altura sobre gradas.
Caminando hacia la Pardina de Ballarín
GR 15
Llegando a la Pardina de Ballarín.
Pardina de Ballarín
Pardina de Ballarín
Tonalidades
Bosque encantado
Fuente de Cubillata
Casas de San Esteban.
En la pista que nos acerca a Buesa. Al fondo el Otal.
Ya tenemos a la vista Buesa.
Entrando en el barrio bajo.
Las calles de Buesa y sus merodeadores.
La iglesia de Buesa a la que volveremos para bajar a Sarvisé.
Senda del Quejigar.
Sarvisé desde la ermita de San Cristobal.
Mapa del recorrido.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Llanos de Urbia

15 de Octubre de 2017
Cuarto y último día por los montes del País Vasco. Para hoy, algo muy tranquilo y relajado, pues luego nos espera el viaje de vuelta a casa.
♪♫ Huntza - Aldapan Gora ♪♫
Sencilla y relajada circular ideal para hacerla en familia, que parte desde el Monasterio de Arantzazu. La ida la haremos por Duru y la vuelta por el camino habitual para volver de nuevo a Arantzazu. Detrás del edificio de exposiciones, serpentea un sendero que va siguiendo unas marcas de GR (Donosti - Arantzazu. Ya la tengo en la lista de pendientes) que nos acerca a las Txabolas de Duru. Nos internaremos en un impresionante bosque, para salir posteriormente a una pista que cogemos de frente, con prados y arbolado en sus laterales, hasta que lleguemos a Eskista con su particular cabaña. A la derecha de ésta, sale una pista que rápidamente se pierde por unos prados, para recorrer, por zona alta, el monte, siguiendo una hilera de piedras en vertical. Llegamos hasta el collado de Iferrutz. Verde, todo es de color verde, menos el cielo, las rocas y los animales. Empezamos a descender por el barranco de Urbia, donde es fácil que pasemos junto a algún rebaño de oveja latxa, hasta llegar a los llanos de Urbia y su Fonda.
Subiendo hacia Duru ya nos encontramos los primeros potros
La senda bien trazada.
Nos introducimos en el bosque.
Las ovejicas a los suyo.
Txabolo de Eskista y junto a éste el desvío a la derecha.
Subiendo por los pastos a lo alto del monte
Más caballos, como éste, de talla sobresaliente.
Seguimos la hilera de piedras en busca del collado de Eferrutz
Bajando por el barranco de Urbia con el Aizkorri, Aketegi y Aitxuri de fondo.
Ovejas latxas haciéndose las muertas.
Ya estamos llegando a los llanos de Urbia.
Los llanos es un sitio especial, donde mayores y niños suben para pasar el día en este bucólico y pastoril lugar. Hay una fonda donde se puede comer, tanto en el interior del local como en las mesas del exterior. Otros, como fue nuestro caso, optamos por subirnos una mantica y tumbarnos a disfrutar del ambiente distendido y campestre. Tras un buen rato, nos tenemos que poner de vuelta hasta Arantzazu. Para ello, realizaremos un último repecho hasta el collado de Elorrola, por medio de un bonito sendero entre dos hileras de arbolado. Pasaremos por la ermita de Urbia y cerca de los dólmenes de Gorostiaran. Desde el collado, ya sólo nos quedará seguir la senda de bajada por un precioso y tupido hayedo, pasando por la fuente de Erroiti, donde mana un agua muy fría de una piedra con un réplica de la virgen de Arantzazu. Bajamos un poco más y llegamos, ya por fin, hasta el Santuario de Arantzazu.
Fonda de Urbia. ¿Qué me decís de tumbaros un ratico?
Ermita de Urbia.
Camino que nos deja en el collado de Elorrola para empezar el descenso.
A la sombra del hayedo.
Con las hojas caídas en el suelo.
Fuente de Erroiti.
Santuario de Arantzazu
Cuatro días con cuatro excursiones por los Montes Vascos que nos ha hecho recordar un viaje pasado, disfrutar del momento presente y mirar con esperanza el futuro.
El track de la ruta: 🚩