jueves, 18 de mayo de 2017

Pico Fragineto

14 de mayo de 2017
Con el corazón dividido entre comenzar la temporada de trekking o apurar las últimas nieves, me decanto por lo primero aceptando el plan que me ofrece Belén.
Caminando por el cordal de la Ronera.
Nos tenemos que desplazar a la Tejería (ruinas de un antiguo horno de tejas), donde hay un pequeño parking para 6 ó 7 coches. Aquí hay un cruce de caminos donde quedan muy bien indicadas las direcciones. Nosotros cogeremos el que indica Tozal de Guara/Nocito. La excursión en su primer tercio recorre un precioso camino entre el bosque y en donde los pajarillos cantan sin cesar. En 20´ desde la salida llegamos hasta la ermita de la Fabana que se encuentra en estado semiderruído. Continuamos el camino hasta bajar al barranco de Calcón que transcurre paralelo a éste. El barranco se estrecha y el sendero se solapa con el cauce del río. Esta semana ha llovido y tenemos que hacer pasos de funambulista para saltar de roca en roca y no acabar con los pies mojados. En un corto tramo decidimos descalzarnos para avanzar más rápidos, aunque a la vuelta, ya más entrenados, lo pasamos con las botas puestas. El camino gana un poco de altura saliéndose del cauce hasta que llegamos en algo más de una hora al cruce (indicativo cuello Lizana/Fragineto) con el barranco de los Valles que baja del collado de Petrenales, que es por el que luego bajaremos. Hasta aquí apenas hemos ganado desnivel y es ahora donde, en 2.7 kms, haremos 700 mts hasta la cumbre. Por buena senda llegamos primero hasta el cuello de Lizana (opcional el Mondinero con 1467 mts al Sur) donde ya empezamos a deleitarnos con las vistas al Sur de la hoya de Huesca, el pico Borón y las aguas azul turquesa de los pantanos de Vadiello y Guara. Seguimos en horizontal hacia el norte para después ascender, ahora ya de manera firme, sobre una desdibujada senda que discurre entre erizones y pedreras. Siguiendo los mojones y alguna marca de pintura de color azul, llegaremos a colgarnos al cordal del monte de la Ronera, Un primer alto nos hará creer que ya hemos llegado, pero siguiendo llegaremos, tras 3 horas y cuarto desde el comienzo, hasta el pico de Fragineto (1734mts) coronado con un bloque vertical. Las vistas del Tozal de Guara son espectaculares, al norte los Pirineos y casi 1000 mts más abajo el serpenteante curso el río Guatizalema. Hacemos una parada para deleite del paisaje y del paladar por la comida que llevamos.
El verde en el camino está en su máximo esplendor.
El barranco y el camino en uno sólo.
Giraremos a la izquierda, al Fragineto,  y bajaremos por el puerto de Petrenales (dcha)
Subiendo al cuello Lizana.
Cuello Lizana.
Abajo el pantano de Vadiello.
Ampliando la perspectiva, el pico el Borón y la Hoya de Huesca.

Cima Sur del Cordal. La cima del Fragineto está a continuación.
Foto de cumbre. A nuestra izquierda el Tozal de Guara.
Detalle del bloque cimero y el Tozal de Guara.
Podríamos bajar por el mismo sitio, pero siempre suele resultar mucho más gratificante bajar por otro y acabar en circular, así que continuaremos dirección norte siguiendo la fácil cresta hasta llegar al pico Corcurezo (1666 mts) estupenda atalaya del pueblo de Nocito y del inicio del Guatizalema. Ahora descendemos de manera firme hacia el Oeste con el Tozal de Guara como fondo, hasta llegar al puerto de Petrenales (1559 mts) cruce de acceso al Tozal, bajada al Norte a Nocito y al Sur hacia la Tejería, que es por donde volveremos. El camino, siempre entre el bosque haciéndose cómodo, hasta que llegamos al cruce del cuello de Lizana, donde hemos estado hace un rato. Seguimos al Sur sorteando el cauce del estrecho del barranco y después por cómodo camino llegar de nuevo a la ermita de la Fabana y poco después a la tejería donde tenemos el coche (2h 30´ desde el Corcurezo). De vuelta con el coche recomiendo visitar el Pantano de Calcón o Guara y su mirador y así tomar perspectiva de la excursión realizada.
Siguiendo el cordal hacia el Norte.
Dejando atrás el Fragineto.
Llegando al Corcurezo
Casi 1000 mts más abajo el serpentear del Guatizalema.
En el llano el pueblo de Nocito.
Bajando al puerto de Petrenales. Enfrente, el Tozal de Guara.
Cruce de caminos en el puerto de Petrenales
Cómoda senda de bajada entre el bosque.

Ermita de la Fabana. Mucho mejor las fotografías de esta con la luz de la tarde.

Powered by Wikiloc
Ruta seguida

lunes, 10 de abril de 2017

Aniñón - Ermita Virgen de la Sierra (Circular)

8 de Abril de 2017
No salgo mucho, ni tampoco subo entradas relacionadas con la bici porque, por lo general, supone un esfuerzo extra tener que sacar fotos y no descolgarse del grupo. Esta vez, algunas fotos sí que hice y la ruta me pareció tan bonita que bien merece una entrada en el blog.
La Ruta es circular saliendo desde el pueblo de Aniñón, que para nuestra sorpresa, estaba lleno de ciclistas debido a la VIII Ruta de BTT por la sierra de Aniñón. Afortunadamente, esto no nos hizo cambiar de planes para poder llevar a cabo la ruta pensada por Juan y preparada por Luis.
Cogemos la pista que pasa junto a la Ermita de San Román para recorrer sentido Norte el barranco de la Planilla, por el camino de Aniñón. Antes de llegar al collado de Valdeleños, abandonaremos este camino principal para coger un camino de herradura que desemboca en otro que sube de este mismo collado y que, de manera ascendente, nos llevará hasta el Alto del Moscolado. Aquí abandonamos la pista, recorremos la arista y subimos hasta el Alto de los Tres Mojones. Hasta aquí, hemos hecho 770 mts de desnivel y nos ha costado, a un ritmo cómodo, algo más de 2 horas. Hacemos una parada para comer y deleitarnos con la vista panorámica que nos ofrece semejante atalaya. Desde aquí vemos nuestro siguiente objetivo, la ermita - santuario de la Virgen de la Sierra, cuyas cuestas intimidan pero luego veremos que no es para tanto.  Recorremos la arista, sin ningún sendero, en una sucesión de puntas hasta llegar a la cota 1384 de altitud, desde donde nos "tiraremos" por una especie de cortafuegos para enlazar con una pista que baja hasta el Collado de Cruz de Piedra. Desde aquí, nos quedan 150 mts de desnivel hasta alcanzar el santuario. Cuarenta minutos nos ha costado llegar desde la cima de los Tres Mojones.
Subiendo al alto del Moscolado.
Subiendo por fuera de traza al pico de los Tres Mojones
En algún momento hay que bajarse de la bici y empujar.
Al fondo, el Moncayo.
Luis, Juan, Carlos, Toya y servidor.
Bajamos de manera cómoda para seguir haciendo la arista.
El santuario de la Virgen de la Sierra, justo antes de tomar el descenso del cortafuegos.
Santuario de la Virgen de la Sierra.
Tenemos la suerte de que hay unos zagales de Villarroya de la Sierra y nos invitan a visitar la ermita por dentro. Después de descansar, bajamos de nuevo hasta el collado de la Cruz de Piedra. Yo, por la pista, los demás, mucho más atrevidos, en recto hasta el Ccollado. Sin dudar y disfrutando seguimos por la pista, pues está muy bien cuidada, y así llegamos hasta el collado de Valdeleños. Breve parada y cogemos el rápido descenso por la pista que recorre la parte alta del barranco del Fresno, hasta llegar al embalse del Niño Jesús (30´ desde la ermita). Lo cruzamos para pasar a su margen derecha y descender por senda (lo más difícil de todo el recorrido) hasta la Ermita del Niño Jesús (15´ desde el embalse). Lugar ideal para hacer una merienda con amigos, que cuenta con abundante sombra, porche y fuente. De aquí por la pista, seguimos el curso del barranco hasta dar con la pista de inicio que nos devolverá en 15´ más a Aniñón.
Bajando al recto. Enfrente, el cortafuegos que hemos descendido antes.
Carlos también prueba.
En el collado de Cruz de Piedra.
Cruzando el embalse del Niño Jesús.
Ermita del Niño Jesús. Día genial para comer en el campo.
Llegando a Aniñón

Powered by Wikiloc
Track de la Ruta. ¡Gracias Luis!

lunes, 3 de abril de 2017

Cap de Llauset (promocional del CAU)

1 y 2 de Abril de 2017
A una semana vista, me avisa Ignacio de que va a subir con el CAU al refugio de Llauset para intentar hacer el Vallibierna. Por mis ocupaciones, este planteamineto que supone salir ya el viernes, me viene de perlas y a pesar de la incertidumbre de la meteorología, no voy a dejarlo pasar. Llamo a Fernando, el responsable de la reserva y, suerte la mía,... soy el que cierra la lista👍.
Qué bien pintaba el sábado!
Después de pasar la noche junto a la tapia del cementerio de Vilaller, eso sí, observando la estrellada noche a través de las ventanillas de mi coche, Ignacio me despierta golpeando la carrocería (pura poesía matinal) para invitarme a desayunar un café bombón al más puro estilo rústico a las orillas del embalse de Baserca. La mañana está algo fresca, ventosa y si miramos al norte, la montaña está bastante cubierta por la nubosidad. Sin embargo, si miramos al sur, soleada. Pasan 20 minutos de las 9 de la mañana y ya estamos los 21 que conformamos el grupo de la promocional. Para comenzar, 50´ de porteo por el bosque, al principio por camino de herradura, para enseguida coger la senda tras el indicativo de Estanys de Rigüeño. Cruzamos a la margen derecha del barranco donde ya encontramos nieve continua para foquear cómodamente. Mientras nos adentramos en el barranco, las pendientes se van suavizando. De momento, la cosa marcha a la perfección. El viento no molesta y el sol caldea el ambiente, llegando al collado de Rigüeño (2.279 m.) en 2h 20´. Planteamos la posiblidad de hacer una larga diagonal canteando con esquís, pero optamos por quitar focas y esquiar los 80 m. de desnivel que nos separan del Estany de Fe. Aquí ponemos pieles y seguimos nuestra marcha para cruzar el altiplano de los lagos de Angliós. Hacemos una parada para reagrupar y comer algo antes de encarar la subida al collado de Estanyets o de los Ibones. Las nubes ya van tomando protagonismo, pintando un día muy gris y dejando caer algunos copos coincidiendo con nuestra llegada al collado (2.524m). Desde la salida, a ritmo muy tranquilo y sin ninguna prisa, hemos invertido 4h 30´, incluyendo paradas. Ahora que lo pienso, es mucho, pero no se ha hecho largo. El valle de Rigüeño bien merece recorrerse con calma. El collado Estanyets dista del refugio de cap de Llauset escasos 100 m., que descendemos en apenas 5 minutos.
Porteando los esquís por el bosque.
Nada más salir del bosque.
Juan Carlos liderando el grupo.
Llegando al collado de Rigüeño
En el Estany de Fe tras bajar la pequeña pala del collado de Rigüeño.
Dejando atrás el Estany de Rigüeño.
Ya vemos claramente el collado de Estanyets.
Pala al collado de Estanyets
Ultimos giros al collado. Empieza a nevar.
Breve y delicioso descenso al refugio de Llauset.
El plan de mínimos ya está cumplido. El día ha empeorado y cuando la mayoría decide acomodarse ya en el refugio, las nubes se despejan inesperadamente. Con los agradecidos rayos de sol, un grupo de 8 personas nos aventuramos y decidimos estirar el día con una última subida, hasta la Tuca de Botornás... ¡vamos a intentarlo!. Aligeramos peso dejando lo prescindible y con esquís nos dejamos caer por la vaguada bajo el refugio. Aquí ponemos pieles y empezamos a subir, dirección Oeste, para salvar los 400 m. de desnivel que nos separan de la Tuca de Botornás. Se sube cómodo y de manera fácil. Arriba nos está esperando una sencilla arista que ni el frio ni el viento nos impiden recorrer y así, poder disfrutar, desde las alturas, del fabuloso panorama que nos rodea.
Camino de la Tuca de Botornás.
Dejamos abajo el refugio. Pico de la Solana de Llauset y a la izquierda el collado de Estanyets.
Últimos giros para alcanzar la arista.
Por la arista, llegando a la cumbre.
Foto de cumbre.
Memorable esquiada  de vuelta al refugio de Llauset.
Después de una memorable esquiada por la pala Este del Botornás hasta la vaguada bajo el refugio, llegamos a éste con los cielos de nuevo cubiertos por nubes. ¡Qué suerte, hemos subido justo a tiempo!. Las previsiones han cambiado y el guarda nos avisa de que se espera para el domingo cielos cubiertos acompañados de fuertes vientos con rachas de hasta 75km/h!. Nos levantamos sin prisas pero intranquilos por la ventisca que hay fuera y por cómo se desarrollará la jornada pues la previsión se cumplió y la subida al pico Vallibierna se aleja de nuestros propósitos para ese día. Lo más sensato es esperar un poco y poner todo nuestro empeño en ponernos de vuelta a los coches. Al tiempo de salir, a las 10:30, veo al guarda que viene de tomar los datos de la estación meteorológica y me dice que hay -5º que sumado al viento... la sensación térmica, debe de ser de mucho frio.Vamos bien tapados y el frío se va llevando bien, menos en las manos que ahí sí que se nota, y en 15´ llegamos al collado de Estanyets. Aquí sí que hace mucho frio y viento, además de que la visibilidad es menor. Nos quitamos las pieles y esperamos a encontrar entre racha y racha, algún hueco para empezar a bajar y que el viento no nos haga perder el equilibrio. La pala Este del collado, afortunadamente, es nieve polvo y se esquía bastante bien. Apuramos todo lo que podemos con los esquís, antes de volver a poner pieles y subir al collado de Rigüeño. Viento, muchísimo viento en este collado, tan fuerte que era capaz de empujar unos metros mi mochila en terreno llano. Como podemos, vamos quitando pieles, y seguimos bajando. Casi hasta la entrada al bosque, el viento nos estuvo amargando la vuelta. A la 13:30h llegamos a los coches con temperatura primaveral. Nos da tiempo de ir a Vilaller y comer algo en un bar.

De vuelta. Primer control el collado de Estanyets.
Llegando con mucho viento al collado de Estanyets.
Esperando que aflojen las rachas de viento.
Pala Este desde el collado de Estanyets.
Subiendo de nuevo al collado de Rigüeño.
El viento no da tregua.
Lastima no poder hacer el Vallibierna, pero el esfuerzo bien mereció la pena. Muchas gracias a los organizadores de la promocional y a todas las personas que hicieron que éste fuese un bonito fin de semana.
Vídeo del fin de semana realizado por Carlos.

Pinchad para:
Fotos del primer día.
Fotos del segundo día.
Información del Club Alpino Universitario de la salida promocional.
Acceso en invierno por La Meteo que Viene.